(Análisis) Citizens of Earth

Aunque hoy en día se le intente dar mucha prioridad a la calidad gráfica, no hace falta que un juego esté en 3D para ser bueno. Intentando devolver la vida a los RPG de la vieja escuela, Eden Industries nos trae Citizens of Earth, un juego que llevará a muchos a la época dorada de la Super Nintendo y sus RPG en 2D.

Metámonos un poco en la historia

VPSomos, ni más ni menos, que el Vicepresidente de la tierra que, tras haber ganado las elecciones mundiales decide regresar a su cómodo hogar, junto a su madre y sus viejos amigos, para descansar tras la dura campaña electoral.

Sin embargo, al levantarse la mañana siguiente se encuentra todo el mundo hecho un caos, comenzando porque su rival de campaña ha comenzado una manifestación delante de su casa y la policía ha acordonado toda la ciudad impidiéndole el paso.

Así que, nuestra labor, como un buen Vicepresidente, será solucionar todos los problemas que vayamos encontrando en nuestro viaje para que todo el mundo en el planeta se sienta feliz.

Sistema de juego

El sistema de juego es bastante simple. Al personaje que controlaremos todo el tiempo será el Vicepresidente, que será el líder de nuestro grupo formado por él mismo y otros tres personajes que nosotros escojamos. Como en todo buen RPG, a los personajes los iremos conociendo a lo largo del juego, pero solo se irán uniendo a nosotros siempre y cuando cumplamos alguna misión secundaria, mientras que otros se irán uniendo sin necesidad de hacer nada.

CoE_Screenshots (3)

Hay ni más ni menos que un total de 80 personajes posibles, a cada cual más surrealista: la madre del prota, su hermano cartero, un gimnasta descerebrado, una scout periodista, una chica en una silla de ruedas, una mujer embarazada… y así hasta completa la larga lista. Cada personaje dispondrá sus propias habilidades que consisten en ataques que pueden afectar a uno o varios enemigos, así como otras habilidades que aumentarán la defensa, el ataque, reducirá las habilidades de los enemigos…

CoE_Screenshots (26)La forma de batalla es como todos los clásicos de este género: combate por turnos. Durante la batalla podremos utilizar tan solo a tres personajes, ya que nuestro querido Vicepresidente es demasiado guapo como para afrontar los problemas él mismo, así que tendremos que recurrir al resto de personaje.

En este punto tenemos una auténtica baza por parte de la desarrolladora, ya que si los personajes son surrealists, sus ataques lo serán más: el panadero podrá asar bollos para recuperar vida, la madre del prota dará gritos a sus enemigos para reñirlos y así otros tantos ataques… Perono siempre podremos utilizar esos ataques, ya que cada personaje contará con un determinado número de esferas. Cada ataque costará un número determinado de esferas que se irán cargando a lo largo de la batalla.CoE_Screenshots (53)

Los monstruos no aparecerán cada X pasos como suele ser típico en este género, sino que han aclimatado el moderno sistema de que nos encontremos a los enemigos por el camino y estos nos persigan para enfrentarse a nosotros. Y por supuesto, no olvidéis que estamos ante un juego que busca llegar al consumido a través d ela comedia, así que los enemigos serán de los más variopintos: protestantes con pancartas y megafónos, cocos asesinos, chicos scouts….

No es nada díficil

El objetivo de la desarrolladora era hacer un juego divertido, con un protagonista algo bastante “especial” que es incapaz de captar las quejas de los demás, cargado de chistes fáciles… y en ese aspecto podemos decir que si, han creado un mundo bastante sencillo y en el que uno se lo puede pasar bien, pero en el nivel de díficultad….

CoE_Screenshots (89)Subir de nivel no es nada complicado, ni tampoco hacerse con el control del juego. Los jefes finales apenas presentan un auténtico reto para el jugador y, aunque avanzado el juego habrá un personaje que nos permitirá cambiar el nivel de dificultad si lo deseamos, aún así el juego parecerá bastante sencillo para los que lleven mucha experiencia con los RPG.

Reunir a todos los personajes posibles no es algo tan complicado como pudo ser en su momento el videojuego Suikoden, ya que simplemente hay que cumplir una misión secundaria para convencerles de que nos acompañen. Y si te preocupa que tu personaje no suba de nivel porque estás entrenando con otros, pues puedes recurrir al colegio, donde tus personajes irán creciendo en nivel mientras tú avanzas en la historia así como los hacían los Pokémon en la guardería.

Valoración final

Aunque el juego consigue lo que busca: entretener, le falta que haya enemigos más fuertes que presenten un auténtico reto para los jugadores más veteranos en este género.

Lo bueno: Un RPG como los de toda la vida, está en castellano, una gráfica clásica y un amplio elenco de personajes.
Lo malo: Es demasiado sencillo y apenas presentan puzzles o enigmas/puzzles que sean díficiles de resolver.

Puntuación:  5-estrellas-400x101