Reseña: Chappie

Cortocircuito, Inteligencia Artificial, Yo Robot… muchas son las películas en las que se han intentado mostrar como reaccionaría la humanidad ante unos robots que son capaces de pensar por si mismos y que quieren ser como los humanos. En este caso, se trata de Chappie.

Un robot con una IA propia

La historia se desarrolla en el 2016, en la ciudad de Johannesburgo en Sudáfrica, donde se ha logrado reducir la criminalidad a unos índices muy bajos gracias a la incorporación de robots blindados que defienden a los seres humanos en sus misiones, reduciendo increíblemente el número de muertes.

Chappie_THUMB-1415140242076

Aunque es un logro importante, Deon Wilson, el creador de este proyecto, tiene entre manos uno mayor: crear una Inteligencia Artificial que pueda aprender y crecer por si mismo, como si fuera un humano. Cuando por fin iba a probarlo, unos delincuentes le secuestran y le quitan su prototipo, y así es como nace Chappie.

De este modo, el pequeño robot crece en un entorno en el que se mezcla el cariño de una madre sobreprotectora con la de un padre disfuncional que solo quiere usar al pequeño robot para cometer uno de los mayores atracos de la historia y con las enseñanzas de su creador, al que quiere instruir a Chappie para que no mate ni haga nada malo, pues como un ser humano, es libre de elegir lo que desea.chappie_a

Por otra parte, Vincent, un compañero de trabajo de Deon, quiere que su proyecto MOOSE, un robot autómata que es controlado por una persona, sea el proyecto que la policía elija, pues considera que un robot que actúe por su propia cuenta nunca puede hacer ningún bien a la humanidad, así que sus intentos por acabar con el proyecto “robots blindados” será una gran parte de la trama.

¿Puede un robot ser humano?

Cuando Chappie “nace”, se comporta como un bebé, ya que tiene que ir aprendiendo poco a poco. Mientras que Deon intenta enseñarle moralidad, tiene una madre que le muestra lo que es el cariño, un padre que le demuestra lo duro que puede ser el mundo de ahí fuera si eres diferente y un mentón que le enseñará a ser “guay”.

chappie-movie-2015-stills-wallpapersA lo largo de la película, Chappie tendrá ciertas dudas de ¿por qué es diferente? Puede pensar, puede crecer mentalmente y puede sentir dolor, entonces, ¿por qué todos los humanos son tan malo como él y solo su creador su “familia” es quien le trata medianamente bien? En cierto modo, una escena donde el pobre robot es maltratado por unos pandilleros recuerda un poco a una escena en lo que Número 5, el gracioso robot de la película Cortocircuito, es maltratado por ser un robot.

Para Chappie, lo más importante es su familia y las personas que han sido buenas como él, en ningún momento intenta sustituir a un humano o parecer uno. Solo quiere recibir cariño, como el niño que es. Su forma de aprender es imitar todo lo que ve a su alrededor, todo le parece curioso y es nuevo para él… y cuando aprende algo, aunque sea malo, se lo toma como un juego porque, salvo cuando sabe que alguien le ha hecho daño a los que quiere.

Una familia buena, pero… un tanto…

Cuando uno piensa que a Chappie le van a secuestrar unos ladrones de poca monta, uno piensa: ya está… el robot va a ser malo malote. Pero no es así.

Todos tienen un vínculo con el carismático robot: una madre que solo desea protegerlo, porque ve un niño en él. Un padre que ve su potencial y que, aunque solo lo quiere para cometer un atraco, acaba viéndolo como algo más y un creador que ve algo más que un montón de cables y circuitos.

Chappie-1

Sin lugar a dudas en el reparto acertaron mucho con Watkin Tudor Jones, alias ninja, el rapero sudafricano y su mujer Yolandi Visser. Hacen un papel excepcional en el filme como delincuentes, mostrando al robot la parte buena de la vida y la parte mala.

Un antagonista… que no…

Quizás un punto negativo de la película es la elección de Hugh Jackman como antagonista de la cinta. Desgraciadamente para el actor, no le pega para nada este tipo de películas en las que él “hace de malo”.

WO3Bk56

Si bien es cierto que a veces da esa sensación, en este caso solo hace de un pobre ex-soldado frustrado cuyo único objetivo es llevar a las calles un monstruo enorme que todo lo que haría sería una destrucción masiva, un proyecto que cada vez interesa menos ante el gran éxito de la policía robotizada.

No hay que negar que en ciertos momentos de la película lo ves actuar y dices: ostras, si que da el pego, pero en la mayoría de la película… como que no.

Una película digna de ver en la gran pantalla

Chappie tiene el toque justo de humor, mucha moralidad tras ella y la dosis de acción suficiente como para agradar y satisfacer los gustos de cada persona.

Chappie3

Lo bueno: Es entretenida, la historia está muy bien construida y llevada y sus dos horas no se hacen pesadas.
Lo peor: La actuación de Hugh Jackman en algunos momentos deja mucho que desear y quizás alguna escena más de acción al principio para mostrar que tan eficiente es la policía robotizada.

Puntuación: 5n