Opinión: Dragon Ball Super en Boing

Finalmente ha llegado el día que muchos estaban esperando: el día de estreno de Dragon Ball Super en Boing. Tras conocerse que se habían doblado una tira de episodios y que la cadena emitiría la serie son muchos los que estaban esperando con ansias que llegase el 20 de febrero para ver de nuevo Dragon Ball en televisión. Pero, ¿de verdad ha valido la pena la espera?

Censura, chillona y… cortada

Bien es sabido que la cadena Boing no ha acogido con gracia el tener que emitir la serie de Dragon Ball Super, y queda claro en el hecho de que emitirán un único episodio al día a las 22:20, una hora en la que los niños no van a estar delante de la televisión porque los padres estarán pendientes de la película de la noche, los adolescentes pegados a Divinity para ver como va Gran Hermano y los mayores durmiendo para madrugar al día siguiente. Si, ha quedado bastante claro que no les interesa mucho la serie al ponerla a esta hora. No solo eso, sino que además, eliminando su tendencia de emitir el capítulo de estreno al día siguiente en una hora más temprana, en esta ocasión solo emitirán un capítulo al día a esa hora, de lunes a jueves.

Procedamos ahora a lo que ha sido la serie. Sin tan siquiera presentar la serie con su clásico “Y ahora…. (aquí tendría que ir Dragon Ball Super”, el opening, gracias a dios no ha sido doblado. Si, hay muchas adaptaciones buenas por Internet, pero echemos un vistazo atrás a las “adaptaciones” de Dragon Ball que se hicieron en su día. Mucho mejor que se mantenga original. Eso si, con los créditos del opening en un correcto español para conocer al equipo detrás de esta gran serie.

Jorge Tomé vuelve a estar detrás de la voz del narrador, pero, por alguna extraña razón su voz ha sonado como si estuviera disparada. ¿La emoción de doblar de nuevo la serie o es que lo han querido pasar de corrillo para que el episodio terminase cuánto antes? Porque a muchos les puede parecer que no fuera el mismo cuando si que lo es. Y señalar cabe la censura en el resumen sobre la batalla contra el monstruo Boo, eliminando la escena de cuando este vapulea a Vegeta mientras Goku prepara la Genkidama.

Pasamos ya finalmente al momento que todos esperaban: la nueva voz de Goku. ¿Acertada? ¿Incorrecta? El movimiento Gavira dirá que la voz es una chapuza, y en muchos aspectos pues algo de razón hay, ya que la voz juvenil de Son Goku queda un tanto descompensada. Ahora, solo lo hemos podido oír en modo normal, así que habrá que esperar a escucharlo cuando esté en acción.

Lo que si que ha sido un horror es haber escuchado la voz de Son Goten y aguantarlo durante todo el episodio. Ana Fernández ha vuelto a ser la que le da voz al personaje, pero, ¿por qué estiraba tanto las coletillas? ¿Por qué una voz tan chillona cuando Son Goten no habla así? Esto ha hecho que fuera insoportable escucharlo hablar durante los apenas 19 minutos de episodio. El resto del elenco ideal, eso si, muchos soltarán alguna lagrimilla de escuchar a los dobladores de toda la vida para Videl, Mr. Satán o Chichi.

Ahora, hablemos del tema más importante: la censura. Pensemos bien esta parte; la serie se emite a las 22:20, fuera del horario infantil, es una serie de acción (si, vale tiene algún toque cómico), pero de acción a fin de cuentas. Un Shonen de ostias como a dios manda. Y al final, en España nos hemos acabado comiendo la misma censura que en Francia: el ataque de Trunks a la serpiente.

Lo que tendría que ser una secuencia de golpes por parte de Trunks a una serpiente gigante se ha reducido a un simple puñetazo, sin más. Si ya de por si la serie está bastante censurada (ya sabéis, sangre negra y brillos extraños en partes del cuerpo atravesadas de lado a lado), ya ni hablemos si le cortas un cachito de episodio, como se hacía antiguamente, ¿os acordáis? Claro que no ha sido lo único, pues la aparición de Mutenroshi para decir que podía comprar revistas guarras también ha sido acortada, para pena de los amantes del personaje. Si se está emitiendo fuera de horario infantil, ¿a qué viene esta censura?

Pero bueno, lo que era inevitable tenía que acabar pasando. Tras sufrir una voz chirriante de Son Goten y empezar a medio aprobar la nueva voz de Son Goku llegaba el momento de escuchar el ending y saber que pasaría en el próximo episodio. Ah, no, espera, que Boing tenía mucha prisa por emitir un capítulo repetido de Hora de aventuras y no podía darle un minuto y medio de placer a los fans de la serie.