Los 15 fallos de Final Fantasy XV

Pues ahí está. Desde hace unos meses Final Fantasy XV está en las tiendas y ha logrado una buena captación por parte del público y una buena crítica por la “prensa especializada”. No obstante, ¿realmente nos encontramos ante un título perfecto? Pues no, puesto que cuenta con algunos fallos realmente garrafales que hacen que en algunos momentos este juego sea un completo infierno.

Descubre sus fallos más gordos

  1. Una historia mal contada: Quizás sea uno de los grandes títulos del juego. Por norma general, en un Final Fantasy la historia comienza contando una trama y luego va evolucionando, en ocasiones dando un giro de más de 360º. No obstante, en este caso, la historia está clara: Noctis tiene que recuperar el trono. Aunque durante toda la trama parece que eso le importa bien poco. Según Square-Enix veríamos como el personaje iba creciendo antes de hacerse adulto, pero lo cierto es que apenas es así. Por no hablar de que hay muchas escenas que se vieron en los trailers que fueron eliminadas del juego.
  2. Misiones secundarias, largas y pesadas: En los juegos actuales se ha puesto de moda el incluir un modo de juego basado en las misiones secundarias. En este caso contamos con cientos de misiones secundarias por hacer, pero el 90% son de cazar un monstruo o encontrar un determinado objeto en un área bastante extensa. Las batidas, que también son un tipo de misiones secundarias, se basan todo el rato en lo mismo: matar a un determinado monstruo, y estas se van desbloqueando según se avanza en la historia y no aportan nada de frescor a la aventura.
  3. ¿Subir de nivel matando monstruos? ¡Eso se ha pasado de moda!: Una de las cosas que hacen mágico a los DLC es que se suba de nivel según vas matando monstruos, lo que te hace quedarte en una zona, entrenar contra los monstruos antes de seguir. Pero ahora la cosa no es así, todo lo contrario, se sube de nivel cumpliendo misiones mientras que los monstruos, salvo que uses algún pequeño truco ideado por los jugadores, apenas te dan puntos de experiencia. Ah, y a esto hay que añadir que para subir de nivel hay que dormir, porque si no la experiencia no se acumula bien.Los 15 fallos de Final Fantasy XV
  4. ¿Qué ha pasado con las ciudades?: Los Final Fantasy siempre se han distinguido por contar en sus mapamundis con muchas localizaciones que hay que explorar para encontrar objetos o conocer personajes nuevos. En FFXV, por el contrario, solo hay dos ciudades grandes y apenas hay nada que hacer en ellas. El resto de lugares al os que ir son, quitando el Rancho Chocobo, meras gasolineras sin nada interesante que hacer allí.
  5. ¿Quieres conducir? Estate sentado mirando la pantalla durante horas y horas: Tener un vehículo en los Final Fantasy siempre ha sido algo bastante clásico, pero desde el Final Fantasy VIII no se había tenido la oportunidad de conducir un coche. Dado que el juego utilizaba un mapa abierto, decidieron introducir el Regalia, un vehículo sobre el que los protagonistas irán de un lugar a otro. ¿Divertido conducir el coche? Para nada. Lo único que se puede hacer es girar en una intersección o parar, puesto que el coche nunca se puede sacar de la carretera. ¿Y cuándo consigues el vehículo volador? No mejora la cosa, puesto que el coche tiene que parar en marcha en una carretera, de lo contrario el juego dará lugar a su fin. A todo esto hay que añadir que, salvo cuando van a una misión principal, los personajes no se dirigen la palabra durante toda la travesía.
  6. ¿No más personajes para el grupo?: Los RPG se caracterizan por ir consiguiendo nuevos personajes para el grupo. Algunos forman parte de la historia, mientras que otros son secretos y opcionales de conseguir. Pero en Final Fantasy XV el jugador se va a topar con que solo puede tener en su grupo a los cuatro personajes iniciales y, para desgracia de algunos, todo varones. Solo en dos ocasiones se unirá un personaje femenino al grupo, el cuál estará poco más de media hora en el grupo si se hace la misión rápido.
  7. Personajes muy planos y sosos: No hay otra forma de definir a los cuatro protagonistas de la aventura que de “sosos y planos”. Noctis apenas parece mostrar emoción alguna, salvo tras cierto “acontecimiento” en la aventura que no desvelaremos por no hacer spoiler. Prompto siempre está haciendo chistes malos, Ignis serio y Gladios se tambalea de un extremo de la seriedad a la comedia. Los únicos personajes con un poco más de carisma son los secundarios como Iris o Cindy, que aportan un poco de frescor a la aventura en las pocas ocasiones que hay que encontrarse con estos personajes.Los 15 fallos de Final Fantasy XV
  8. ¿Invocar a los sideréos cuando te plazca? Va a ser que no: Las invocaciones han recibido muchos nombres a lo largo de la historia de Final Fantasy, y en esta quinceava entrega son conocidos como sideréos. Los que se han incluido en el juego son los clásicos: Titán, Lamú, Leviatán, Shiva, Ifrit y Bahamut. No obstante, de estos seis, solo cuatro pueden ser invocados (los cuatro primeros) y no cuando queramos. Hay que cumplir una serie de condiciones en el combate para que aparezcan. En cuánto a los dos últimos, Bahamut solo está disponible al final del juego e Ifrit no puede ser invocado por nosotros. Vamos, una auténtica maravilla en este aspecto.
  9. Pásate el día montado en chocobo: En este juego, tras haber llegado al rancho chocobo y cumplir unas misiones, ya se podrá alquilar un chocobo al que le pondremos nombre y luego puede ser llamado con un silbato. Y si, hay carreras de chocobos, pero no como las conocimos en el Final Fantasy VII. No, estas carreras se limitan a correr contra uno de los compañeros de Noctis en un circuito muy sencillo. Nada más. Los chocobos aquí no son más que un mero objeto de transporte con el fin de llegar más rápido a los sitios en lugar de hacerlo a pie.
  10. Una cámara que es un gran dolor de cabeza: La cámara la podemos girar cuando queramos con el jostyck correspondiente, pero resulta ser un auténtico dolor de cabeza en las ocasiones que se queda totalmente bloqueada y no podemos ver a los monstruos a nuestro alrededor o cuando se gira sin que nosotros lo decidamos.
  11. ¿Dónde han quedado las superhabilidades de Noctis?: En la demo de Final Fantasy XV, que estaba disponible con Final Fantasy Type-0, al equiparse una determinada arma, Noctis podía utilizar un ataque especial que consumía algo de PM. ¿Por qué motivo ahora estas habilidades han desaparecido? Pues porque se las han dado a los compañeros de Noctis para hacer ataques en conjunto. Pero algunos ataques de estos son realmente absurdos, como el de Prompto para sacar fotos en medio del combate. Ahora Notic solo tiene sus armas y su “Coro espectral” con el que ataca usando las armas ancestrales.Los 15 fallos de Final Fantasy XV
  12. ¿Para que usar accesorios si tienes comida?: Como novedad en un Final Fantasy, los personajes del juego podían comer comida que mejoraba sus atributos en la batalla. Se pueden comer en un restaurante o que los cocine Ignis en el campamento. Cada alimento mejora diferentes atributos: fuerza, vida, defensa, fortaleza frente a determinados elementos… así que, ¿para qué usar accesorios y equipo si tienes esta comida?
  13. ¿Qué han hecho con toda la magia?: ¿Quién no recuerda lo fantástico que era usar la magia paro para detener a los enemigos? ¿Y prisa para subir la velocidad de nuestros personajes? ¿Lázaro? ¿Transformación? Pues olvidaos de todas estas magias. En Final Fantasy XV solo hay tres elementos: fuego, rayo y hielo. Hay que absorberlos de piedras y luego transformarlos en una esfera que se podrá lanzar hacía el enemigo sin consumir PM como había sido algo típico hasta ahora en un título de esta saga. Se pueden combinar los tres elementos o solo dos, y antes de sintetizarlos se pueden combinar con un objeto que mejora la capacidad del hechizo, creando atributos especiales como Paro o Prisa o conseguir más experiencia en combate. No obstante, si por ejemplo usas una esfera de Piro que tenga también el atributo de “paro”, esto afecta también a los miembros del equipo que estén cerca del monstruo. Si se usa Hielo y se genera una ventisca, los personajes también se ven afectados.
  14. ¿Tanto rollo por un anillo que apenas hace nada?: Durante la película Kingsglave, se dio a entender que el anillo que poseía el rey de Lucis era muy poderoso y por eso todos lo querían. Ya muy avanzado el juego, Noctis podrá equiparse el anillo para utilizarlo, y la verdad es que no podría ser más decepcionante. Con el anillo se pueden hacer tres cosas: conjurar la magia muerte, pero solo con enemigos débiles que poco a poco van desapareciendo hasta morir, pero mientras están en ese estado pueden atacar a un Noctis que no puede defenderse. Lo segundo es crear un agujero de gusano que hace desaparecer a los enemigos más débiles y, por último, esquivar más fácilmente ataques gastando más PM. ¿De qué sirve entonces este objeto? Pues para nada.
  15. Juego corto, muy corto: Quizás nos encontremos ante el Final Fantasy más corto de la historia. En menos de 30 horas se puede pasar el título fácilmente si se alcanza el nivel 50. El jefe final es tan ridículo que está a la altura de compararse con Yu Yevon (jefe final de Final Fantasy X), así que a muchos este título les va a saber a muy poco.