God of War 3

God-Of-War-3Cuando en el cine se lucha por no recibir el 18+ de recomendación por edades, en el mundo de los videojuegos actualmente parece de moda todo lo contrario. Si no te dan los 18+ o 16+ es como si fuera un juego menor, inmaduro, con previsibilidad por bandera. La enseña de GOW 3 es la del espectáculo, 44 millones de dólares después. Porque ya la presentación es de cine (más de lo habitual) y hasta se echa en realidad de menos un peliculón de Hollywood asociado a un juego que ya es leyenda por su calidad, por su exhibicionismo, por la orgía de sangre que propone camino del Olimpo. Así es Kratos, chico contundente donde los haya.

http://www.youtube.com/watch?v=Hiieqlgbn2c

Desde la home del juego ya es uno consciente de que no va a ser una experiencia normal. La música, el cuidado diseño de la producción, todo acompaña en la ruta GOW 3. El tutorial que nos acompañará, ya seleccionado por defecto en el ajuste del juego dentro de Opciones (y que es más que aconsejable que lo esté antes de comenzar la aventura), marcará nuestro camino en el nivel elegido: espartano (fácil) frente a Dios (normal), Titán (difícil) o Caos (muy difícil y desactivado, que éste hay que ganárselo).

God of War 3 – Puzle, combate, plataformas y exploración: todo en uno

“Zeus, tu hijo ha vuelto para vengarse”. Kratos dixit. Y así empieza la matanza. Porque de eso se trata. Hasta de esfuerzo físico con el Gamepad, como al levantar un árbol o machacar botones con los mandobles por doquier. Y es que es un juego que absorbe desde el comienzo y te transporta a la esfera de lo onírico, de lo inesperado. No es normal que un caballo salga de las venas abiertas de un gigante entre pétreo y arbóreo. Eso es GOW 3, la mitología llevada al extremo, a lo gore, con chorros de sangre como seña de identidad para ganarse el 18+. Ese parecía el objetivo. Es que es un juego adulto. Sí. Con jefazos finales de órdago, con una jugabilidad a prueba de puzles, combates, plataformas y exploración, y con el mérito (de moda con Dante’s Inferno el hecho de culturizar) de incorporar el muestrario de la mitología (el látigo de Némesis, las botas de Hermes, las alas de Ícaro) como servidumbre de la sed de sangre generalizada que todos los gamers seguimos teniendo.