Entrevista al coleccionista de videojuegos Cozumel

Hoy es un placer publicar la entrevista de un coleccionista único por muchos motivos, su alias es Cozumel, en homenaje a la aventura conversacional homónima (que podéis ver aquí).

Él es, de todos los coleccionistas que conozco,  el más coherente con sus objetivos: lejos de seguir modas o dejarse llevar por impulsos, Cozumel ha configurado su colección con un incesante goteo de buenos títulos clásicos retro durante mucho años. Debido a esto su colección multiplataforma de videojuegos, ordenadores y consolas retro es una de las más deliciosas que váis a poder encontrar en España.

Pero mejor que os lo explique él en persona.

Explíquenos algo sobre la persona que hay detrás de su colección.

Si vemos un concurso de televisión, las personas se definen con tres características: Su nombre, su edad y su profesión. En mi caso: Me llamo Óscar, tengo 31 años y soy economista, de profesión empleado de banca.

Afortunadamente, todos tenemos cosas más interesantes que contar sobre nosotros mismos, así que prefiero presentarme como un aficionado a los videojuegos, al cine, de cualquier época y género (me gustan todas las películas) y a la literatura.

Como tengo una pareja muy activa, también soy una persona deportista (practico principalmente boxeo y deportes de montaña, pues vivo cerca de los Pirineos) y muy aficionado a viajar (cuando se publique la entrevista, posiblemente esté en Tokio, arrasando en Akihabara).

¿Cuándo nació su pasión por coleccionar?

A los 12 años, aunque mis deseos por tener un día una gran colección de videojuegos (pensaba que tuviera al menos 300 juegos) comenzó cuando a los 8 años un amigo me dejó un listado de un conocido suyo con todos los juegos en 5 ¼ que tenía para PC y me entró la necesidad de conseguir algo parecido.

Sin embargo, a los 12 años fue cuando empecé a coleccionar. En aquel entonces compré a mis amigos sus juegos de Master System, que habían abandonado durante el cambio a las consolas de 16 bits y comencé a rebuscar tiendas para comprar juegos antiguos de PC durante mi viaje de estudios a Mallorca.

colección de cozumel

¿Qué cree usted que diferencia su colección de otras similares?

Supongo que el hecho de que, a pesar de su tamaño, los rasgos iniciales son perfectamente identificables y han cambiado poco con los años.

Me refiero a que la consola para la que más juegos tengo es la Master System, que fue la primera en llegar a mi vida y que si tengo un único sistema con algunos juegos difíciles de encontrar son los de discos en 5 ¼ para PC, especialmente en cuanto a juegos españoles se refiere.

Por otra parte, el crecimiento de la misma ha seguido siempre la misma tónica: Comprar para jugar. De ahí que durante los últimos años hayan ido ganando participación los sistemas de 128 bits y de la “última next-gen”.

¿Cómo ha evolucionado su colección y sus criterios coleccionistas con el tiempo?

Se ha ido adaptando a los nuevos sistemas, principalmente.

Como he anticipado, compro para jugar y me divierto tanto jugando al Berzerk en la Vectrex como al Gears of War en la XBOX 360, de ahí que la colección haya ido aumentando de tamaño en los sistemas publicados desde la PS2, con catálogos muy amplios y generalmente muy fáciles de conseguir, dada su alta comercialidad.

¿Qué objeto de su colección le parece único por un motivo personal?

Mi edición en discos de 5 ¼ y para PC de Cozumel, precisamente.

La copia que tengo me fue enviada por correo de manos del propio Andrés R. Samudio, con quien en su momento me había carteado pidiéndole ayuda para terminar otra de sus grandes obras, La Aventura Espacial.

Aunque por supuesto satisfice el precio que costaba el juego, obtenerlo de manos del creador y su amabilidad en todas las cartas que nos enviamos entonces me proporcionan un recuerdo muy bonito.

cozumel

¿Qué opina sobre la importancia del estado de conservación de los artículos?

Si me preguntas si la edición de cualquiera de mis Final Fantasy para PSX es normal o platinum, no sabría contestar sin miedo a equivocarme.

Aunque por pura lógica intento conseguir y mantener los juegos y consolas en el mejor estado posible, me mantengo al margen tanto de las opiniones que se intentan establecer al respecto de la importancia de coleccionar determinadas regiones ó ediciones, como el caso del PAL-ESP, dada en muchas ocasiones la escasa relevancia de este criterio como jugador, así como de los sobreprecios que generalmente se pagan por el estado de determinados juegos.

Valoro más el título que la caja de cartón, esto es, el contenido que el continente.

¿Hay algún artículo en particular que le hubiera gustado comprar pero no pudo?

Siempre he tenido el capricho de hacerme con una Atari 5200, pero me ha tirado para atrás la dificultad que en ocasiones existe para hacerse con una, dada la escasa comercialización que tuvo en su momento, puesta en relación con el escaso jugo que pienso le iba a sacar como jugador.

Creo que con las Atari 2600 y mi Atari 7800 estoy suficientemente bien servido, pero no me importaría hincarle el diente a una 5200 si se me presentara una buena ocasión.

colección

¿Ha vendido algún artículo para poder comprar otros que le interesaban más?

Nunca. De hecho, nunca he vendido ningún juego ni ninguna consola.

Y mira que con algunos juegos, tanto de Spectrum, como especialmente de NES y Super Nintendo me han llegado muchas ofertas.

Recuerdo que una vez me ofrecieron 50 juegos de Spectrum a cambio de únicamente mi “Tom & Jerry 2” de lomo rosa.

Pero tengo un dicho: Lo que entra, ya no sale. Y no hay nada como ser fiel a tus principios.

¿Tiene algún artículo en su colección que valore por encima de los demás?

Mi bebé, el Amstrad PC 1512, que fue mi primer ordenador, mi primera máquina de videojuegos y mi único PC hasta que compré mi primer Pentium.

Siento un amor y una devoción por él que se encuentra dos puntos por encima de una mascota y sólo un punto por debajo de un miembro del ámbito familiar.

Posteriormente recuerdo haber comprado muchas máquinas que me hicieron especial ilusión, como la Atari 7800, el Atari ST, que fue el último ordenador de la época que me faltaba (entre los que quería conseguir) ó la Vectrex, que se me resistió muchísimas veces y que me marcó mucho en mi infancia, pues jugaba con ella en casa de un primo.

¿Se ha encontrado en alguna situación coleccionista donde la ética fuera cuestionable?

Sin duda los vendedores de eBay que empezaron a resacar el rastro y las tiendas donde compraba cada fin de semana mis juegos para luego venderlos 10 veces más caros en sus tiendas de internet.

coleccion de videojuegos

¿Qué opinión le merece el estado actual del coleccionismo en su disciplina?

Que está echado a perder, la verdad y que cada vez me cuesta más encontrarle el sentido a lo que veo.

Yo siempre he pagado el precio estimando la cantidad y calidad de horas de diversión que me iba a proporcionar el artículo, independientemente de la valoración que otras personas pudieran atribuirle.

Siempre he dicho que si un Fable de XBOX me daba 20 horas de diversión y me costaba 5 euros, no podía justificarme a mí mismo el gastar 100 euros por un juego de Super Nintendo que me iba a dar menos horas.

Desde hace muchos años el funcionamiento de la disciplina es al contrario y por eso me encuentro totalmente perdido. Juegos de escasa calidad son ampliamente demandados y otros que proporcionan horas de diversión caen en el olvido.

La situación se complica cuando la oferta de juegos decae y entonces casi cualquier cosa empieza a ser valorada.

¿Qué opina su familia sobre su afición?

Mi madre siempre se ha quejado de que compraba mucho y del espacio que ocupaba la colección, pero todo es parte de una comedia, porque después le encanta que le hable de la colección y que le enseñe tanto las novedades que adquiero como los títulos con los que estoy jugando en cada momento.

Mi novia vive totalmente ajena a todo ello y en el fondo casi prefiero esta actitud a la de una persona interesada por el tema porque me permite disfrutar de ello como algo íntimo y personal.

¿Qué sistema considera especialmente atractivo para coleccionar?

Commodore Amiga, tanto por la calidad del ordenador en sí a la hora de hacer funcionar los juegos, que sin duda sorprende gratamente a quienes en aquella época utilizábamos PC como por lo completas que son muchas de las ediciones publicadas de sus juegos, con grandes manuales, mapas, pósters y complementos muy variados.

Grandes juegos, en excelentes ediciones y generalmente a precios competitivos, ¿se puede pedir más?

colección videojuegos

¿Qué consejo le daría a una persona que empieza a coleccionar videojuegos?

Que escuche sólo a su propio opinión y siga su propio criterio, olvidando modas y criterios establecidos por otros coleccionistas.

Sólo si confecciona la colección a su gusto se encontrará satisfecho con el resultado. La colección sólo tiene que gustarle a él.

Si empieza a seguir cantos de sirenas, seguramente terminará perdiendo el norte y olvidando por qué empezó a disfrutar de esta afición tan bonita.

¿Cuál es el contacto más extraño que ha hecho gracias al coleccionismo?

Cuando una web griega de videojuegos me contactó para ofrecerme una entrevista como el primer coleccionista de su particular adaptación de “Coleccionistas por el mundo”.

Fue muy divertido, aunque hicieron un montaje con los vídeos que les envié que es mejor olvidar, con música maquinera y todo. Eso sí, fueron muy amables y les guardo mucho cariño.

¿Cuál ha sido la mayor sorpresa que ha tenido como coleccionista?

Ninguna durante los últimos 5 años, eso seguro. Si tuviera que recordar una grata sorpresa fue la de encontrar una edición en caja grande del “The Secret of Monkey Island” para PC en discos 5 ¼ por sólo 2 euros.

¿Cuáles son sus objetivos como coleccionista a corto y a medio plazo?

No tengo objetivos, más allá de completar las últimas cuatro páginas de cualquier Super Juegos del año 1.992.

Y para quien tenga buena memoria, las últimas cuatro páginas son aquellas donde se publicitaba la venta telefónica de juegos para ordenadores de 8 y 16 bits.

El recuerdo de aquellas carátulas ha terminado siendo una obsesión. Los quiero todos.

if

¿Avista los límites su colección o no tiene un final definido?

La colección está en permanente crecimiento y, conforme aparecen nuevos sistemas en el horizonte, los límites se van ampliando, aunque por el momento creo que los nuevos sistemas no me interesan demasiado, así que actualmente puedo decir que el límite temporal lo marca la PS3.

Como decía Mundocombo, es la historia interminable.

¿Cuál cree que será el destino de su colección?

No tengo sentido de la trascendencia ni tampoco instinto paternal, así que me interesa poco lo que ocurra con mis cosas cuando ya no esté aquí.

Mientras tanto, el destino de mi colección será crecer y seguir haciéndome feliz.

¿Qué has aprendido de sus errores como coleccionista?

Que el tiempo es finito y que no puedes jugar a todo lo que compras, así que a veces es bueno dosificar las adquisiciones e incluso dejar de comprar durante un tiempo para dedicarte a disfrutar la colección de otra manera.

En ocasiones dejo de buscar, me limito a jugar y, cuando por fin rebajo la lista de los juegos que tengo pendientes, empiezo a buscar de nuevo.

Aprender a compaginar ambas facetas ha sido un verdadero desahogo.

juegos de playstation

¿A qué otro coleccionista le gustaría que entrevistáramos?

Quizás no sea del todo políticamente correcto porque fue baneado del foro donde participaba activamente, pero me encantaría leer una entrevista a Devilkenmasters.

Tardó muchos años en publicar su colección pero, cuando lo hizo, como aficionado a los videojuegos me impresionó muchísimo.

¿Qué ha aportado el coleccionismo a su vida?

Satisfacer aquella pretensión que tuve con 8 años de tener una colección con al menos 300 juegos y descubrir que con 31 años se puede seguir disfrutando de ellos como lo hacía entonces.

Comentarios y consultas

Entradas relacionadas

22 comentarios

Responder a Joaquín Martínez Cancelar respuesta