Análisis: Life is strange

Una compañía como Square-Enix no nos tiene acostumbrados a que se dedique al mundo de las aventuras gráficas. A pesar de no ser su campo, e imitando el modelo de videojuegos de toma de decisiones que ha impuesto Telltale Games en entregas como The walking dead o Juego de tronos, ha creado Life is strange. Aunque de una forma un tanto distinta.

Algo muy raro está sucediendo en la academia Blackwell

Durante una de sus clases, Max se queda dormida y sueña con que un enorme tornado va a arrasar con Arcadia Bay. En un principio no le da importancia, pero cuando va al baño y presencia como uno de los estudiantes de la academia asesina a una chica, descubre que tiene el poder de “rebobinar” el tiempo.

Análisis: Life is strange

Decidida a salvar a esa chica, Max regresa a los baños y utiliza su poder para sobreviva. En ese momento no sabe que esa chica es su amiga de la infancia Chloe, y mucho menos sabe que el haber utilizado sus nuevos poderes justo en ese momento va a provocar un terrible infierno en el pueblo.

Puedes cambiar las decisiones, aunque no siempre

En el juego durante las conversaciones tendremos varias opciones para responder a los personajes con los que interactuamos a lo largo de la historia. Según como haya ido la conversación con ese personaje, eso cambiará la forma en la que nos tratará en el futuro o habrán grandes cambios en la historia.

Pero gracias al poder de rebobinar de Max se puede regresar en el tiempo a antes de la conversación por si se quiere cambiar de decisión. Hay algunos momentos cruciales en el juego en los que tendremos que escoger entre dos opciones importantes que tendrán mucho más peso en la trama.

Análisis: Life is strange

En la mayoría de ocasiones podremos rebobinar si la decisión no ha sido del todo de nuestro agrado, cambiándola por otra y ver como suceden las cosas. Pero hay algunos momentos en los que no será posible, y que si queremos que las cosas salgan bien habremos tenido que haber tomado las decisiones correctas a lo largo de la historia.

Varias formas de poder hacer las cosas

Según vaya avanzando la historia tendremos que ir investigando por toda la academia Blackwell para poder avanzar.

Análisis: Life is strange

Habrán varias formas de resolver los puzzles y acertijos con los que nos encontramos. Algunos tendrán buenos resultados y otros no tanto. El poder de rebobinar de Max siempre será útil para poder escapar a determinadas situaciones, ya que cuando el juego se vaya a terminar se detendrá el tiempo para que podamos retroceder en él.

Dos finales distintos, dan ganas de más

El juego cuenta con dos posibles finales que, en realidad, da igual como hayamos avanzado a lo largo del juego. Da igual si hemos sido una Max buena y géntil que ha intentado ayudar a todos o una Max un poco desalmada que ha decidido pasar de todo el mundo.

Análisis: Life is strange

Todo se limita a una decisión final cuando el tornado que Max vio en sus sueños está a punto de arrasar Arcadia Bay. Según esa decisión, la cuál no puede rebobinarse, se podrá ver un final u otro. En este aspecto el juego falla bastante, ya que no importará lo que se haya hecho a lo largo de la historia, todo se limita a esta última decisión.

Aunque una de las decisiones deja un final bastante abierto a muchas posibilidades, así que, ¿es posible que algún día veamos una segunda parte del juego?

Un juego para jugar al menos una vez

Tanto si se es un amante de las aventuras gráficas como no, resulta imposible resistirse a este juego. Quitando el gran fallo del final donde da igual lo que se haya hecho para avanzar en la historia, los cambios que se producen a lo largo del juego por la toma de decisiones está bien logrado. Seguro que a más de uno le darán ganas de jugarlo otra vez para ver como cambian las cosas en Arcadia Bay si hubiera actuado de otra forma.

Análisis: Life is strange

Lo bueno: Una historia sólida y el como afectan los cambios por las decisiones tomadas
Lo malo: Ese final que sucederá si o si dando igual lo que hayamos hecho en el juego

Puntuación: puntuacion