(Análisis) Batman: Arkham

Batman es uno de los personajes más apreciados dentro del mundo de los cómics, y nadie puede negar que el deseo de que hubiera un juego que le hiciera justicia ha sido siempre el deseo de sus fans. Tras varios juegos de plataformas, beat´ump y con un poco de acción no fue hasta la salida de la Playstation 3 que llegaría la saga de videojuegos más apreciada por los fans: la saga Arkham.

Visitando el manicomio en Arkham Asylum

El primer título en ser lanzado fue Batman Arkham Asylum en 2009, videojuego en el que el caballero oscuro acababa de frustrar de nuevo los planes del Joker. Pero una vez que lo llevó al asilo, este se libra de los guardias y revela que su intención era entrar para poder liberar a todos los presos.

(Análisis) Batman: Arkham

Ahora Batman va a tener que hacer frente al Joker, pero por desgracia no estará solo ya que otros de sus famosos enemigos como Cocodrilo asesino, el Pingüino, Poison Ivy o el Espantapájros también están encerrados en el asilo y no van a dejar que Batman deambule libre por la zona, y ni que decir de la gran cantidad de presos a los que Batman ha enviado ahí dentro.

Por si fuera poco, Batman va contrarreloj, ya que el Joker ha conseguido hacerse con una toxina con la que piensa mutar a todos los presos para hacerlos más fuertes y que vayan a causar el caos en la ciudad de Gotham.

Dando al jugador una experiencia única

Sin lugar a dudas el videojuego brindó a los fanáticos del caballero oscuro una experiencia que jamás olvidarían. Con un sistema de combate fluido, una historia escrita por el veterano Paul Dini que engancha desde el comienzo, y una aventura que combina la acción con el ingenio para resolver algunos puzzles el estudio inglés consiguió crear un juego del famoso personaje como nunca antes se había visto.

Para poder defenderse Batman no solo cuenta con su increíble habilidad para el combate, sino además de varios de sus objetos más famosos como son el Batarang, el gel explosivo o la Bat-garra para poder subir a lugares que no se pueden acceder de forma normal. Claro que no todo esto está disponible desde el comienzo sino que hay que desbloquearlos según se va avanzado en la historia.

(Análisis) Batman: Arkham

Lo mejor de todo es que en el juego no hay que centrarse solo en la historia principal, pues también hay algunas misiones secundarias como es resolver los puzzles de enigma para encontrar sus trofeos o encontrar las cintas de grabación de las terapias de varios de los villanos más famosos del videojuego.

Ahora, para que no todo fuera dar golpes sin sentido el juego también cuenta con zonas donde Batman tiene que moverse con sigilio en una estancia cerrada y acabar con sus enemigos sin que lo detecten para evitar que alerten a sus compañeros o acaben con un rehén.

Quizás lo malo del juego es que al tratarse de estar todo el tiempo dentro del asilo no había tanta libertad de movimiento, pero aún así el juego recibió muy buenas críticas por la prensa especializada y por los fans.

Luego le llego el turno a la ciudad de Arkham

Un par de años después, Rockstady sorprendió con el lanzamiento de una secuela títulada Batman Arkham City. En esta ocasión, Batman tendrá que hacer frente a sus enemigos en una extensa ciudad.

En el juego, Hugo Strange, director de la prisión Arkham City, ha detenido a Bruce Wayne y lo ha encerrado en la prisión, pues conoce su identidad secreta y no piensa dejar que se escape. Además está llevando a cabo un proyecto denominado Protocolo 10 y no puede dejar que Batman interfiera, así que le deja el trabajo a los villanos que allí se encuentran encerrados.

(Análisis) Batman: Arkham

Una vez más el caballero oscuro tendrá que hacer frente a sus peores enemigos, regresando viejos de la anterior entrega así como algunos nuevos como es la Liga de Asesinos, el Sombrerero Loco o Dos Caras. También se mostró por primera vez a los compañeros de Batman con un Robin totalmente rediseñado o a la sexy pero letal Catwoman que está muy interesada en obtener todo el dinero que Strange tiene en su caja fuerte.

Otro rotundo éxito

El juego fue otro rotundo éxito en ventas. Paul Dini regresó como guionistas de esta historia que se desarrolla un par de años después de su anterior entrega. Para el juego se recuperaron algunos enemigos de la anterior entrega como es el caso de el Pingüino y se incorporaron algunos nuevos como Mr. Freeze. No todos forman parte de la historia principal y solo podremos enfrentarnos a ellos en misiones secundarias, como es el caso del Sombrerero Loco, Victor Zash o con Enigma y sus puzzles.

El sistema de juego no cambio demasiado con la versión anterior, solo que en esta ocasión la visión de detective permitía obtener pruebas para poder encontrar pistas que ayudasen a encontrar a los enemigos, así como la inclusión de algún que otro nuevo aparto del caballero oscuro.

(Análisis) Batman: Arkham

Al contrario que en la entrega anterior, en este nuevo juego el caballero oscuro tenía que hacer frente a dos enemigos importantes: por un lado a Hugo Strange y su plan del Protocolo 10 y por otro lado al Joker, quien estaba muriéndose por culpa de la toxina Titan y engañó a Batman para inyectarle una muestra de su sangre y así encontrase una cura.

También fue el primer juego que permitía tomar el control de otro personaje por primera vez: Catwoman. Adaptada para que se pudiera jugar con ella con fluidez, esta gatita tiene su propia forma de detectar a los enemigos, así como también para moverse por la ciudad saltando de un lado a otro gracias a su clásico látigo, además de contar con armas propias.

Capítulos extras mediante el clásico sistema DLC

Dado que el juego tuvo mucho éxito no tardaron en salir DLC´s para hacer la aventura un poco más larga. El primer contenido descargable fue “La venganza de Harley Quinn”, quien tras la muerte del Joker no puede perdonar a Batman y lo secuestra, poniendo una Batman para acabar con él.

(Análisis) Batman: Arkham

 

En este capítulo especial el jugador toma el control de Robin para poder encontrar a Batman y salvarlo antes de que la ayuda del Joker se tome su venganza.

Narrando el origen de todo

¿Quién no ha querido conocer como fue el primer encuentro entre el Joker y el caballero oscuro? En los cómics hay muchas variantes, así como en el cine hemos podido ver dos versiones distintas de como fue el primer encuentro entre el héroe y el villano.

(Análisis) Batman: Arkham

En una nochebuena, 5 años de los eventos sucedidos en Batman Arkham Asylum, el caballero oscuro no goza de muy buena fama en la ciudad. La policía va detrás de él para capturarlo pues no aprueban sus métodos, y por si fuera poco Máscara Negra ha contratado a varios asesinos para terminar con el caballero oscuro.

Pero Batman no tiene miedo y va a detenerlos a todos antes de que hagan daño a los inocentes. Lo que no sabe es que detrás de todo esto hay una mente mucho más perversa que la de Máscara Negra, quien está moviendo los hilos desde la sombra.

(Análisis) Batman: Arkham

 

Este juego no solo narra el primer encuentro entre el caballero oscuro y el Joker, sino también su primer enfrentamiento con enemigos como el Pingüino, Bane, Deatshoot o Deathstroke. También supone su primer encuentro con algunos personajes famosos de la historia como Jim Gordon cuando aún no era comisario o la joven Bárbara Gordon antes de convertirse en Batgirl, así como también se narra como Harley Quinn se enamoró del Joker.

Más enemigos en un mundo más grande

En esta ocasión la historia transcurre en la ciudad de Gotham en plena noche. El sistema de juego sigue la misma mecánica que las dos anteriores entregas, con un sistema de combate que se basa en golpear y evitar los golpes, así como también la inclusión de ya conocidas herramientas de Batman con algunas nuevas como la posibilidad de atar dos objetos para crear distracciones o acabar rápidamente con los enemigos.

Al contrario de lo que sucedía en anteriores entregas, en el juego se creó una experiencia única en lo que ha enfrentarse a enemigos, como es un combate espectacular contra Deathstroke, contra Bane o a la hora de hacer frente al primer encuentro con el Sombrerero Loco en su mundo de Alicía en el país de las maravillas.

image_batman_arkham_origins-22937-2694_0005

La historia del juego fluye bien, narrando muchos de los primeros encuentros del guardián de Gotham con los principales villanos de su historia, tanto en la historia principal como en misiones secundarias. La principal misión secundaria sigue siendo resolver los puzzles de enigma para poder rescatar a los policías que ha secuestrado, pero también hay otras como detenar a Anarky, un pandillero que lucha por un mundo sin ley, o rescatar a los policías que la Liga de Asesinos ha tomado como rehenes para poner a prueba a Batman.

Como gran novedad, el modo detective fue mejorado notablemente. Ahora Batman podía hacer reconstrucciones de los escenarios del crimen para saber que era lo que había pasado y así poder dar con el culpable para detenerlo. En algunas partes del modo historia tendremos que usarlo para poder avanzar, pero también nos servirá en las misiones secundarias para encontrar a asesinos u otros villanos de la saga.

Yendo a Blackgate en una pequeña secuela

En las consolas de sobremesa Playstation 3 y Xbox 360, así como en PC, el juego lo estaba haciendo muy bien. Pero en las consolas de Nintendo los jugadores no habían podido disfrutar de las aventuras del caballero oscuro, por lo que se optó por lanzar una secuela que se situaba tres meses después de Origins para la portátil 3DS.

En esta ocasión el caballero oscuro tenía que entrar en Blackgate para impedir que el Joker, Máscara Negra y el Pingüino escapasen de la prisión con los hombres que habían conseguido captar para sus filas.

(Análisis) Batman: Arkham

Al contrario que las anteriores entregas este título no tuvo muy buena acogida entre los fanáticos de la saga Arkham. El juego era muy repetitivo y siempre seguía la misma mecánica, por no hablar de entornos demasiado oscuros donde apenas podía verse nada o muchos problemas técnicos a los que se enfrentó el juego.

Fue un rotundo fracaso frente a su precuela, los combates no eran para nada fluidos y muchas veces era imposible escapar a los golpes de los enemigos, por no hablar de que muchas veces pulsar los botones de la consola para poder acabar con los enemigos no servía de nada.

El fracaso de este título supuso que se dejase de pensar en lanzar este tipo de juegos para la portátil de Nintendo.

Regresando a la historia principal

Regresando ya a la historia principal de la saga Arkham, en 2015 fue lanzado Batman Arkham Knight, juego que narra la historia un año después de Arkham City.

El Espantapájaros ha mejorado la toxina Titán y tiene la intención de liberarla por toda la ciudad en menos de 24 horas. Esto provoca el pánico general y la ciudad queda totalmente desierta a excepción del cuerpo de policía y, por supuesto, Batman, quien va a detenerlo como dé lugar.

(Análisis) Batman: Arkham

Pero el Espantapájaros no es el único problema, ya que también hay otros famosos enemigos que están sembrando el caos por toda la ciudad aprovechando la ausencia de la población para cometer toda clase de delitos. Batman tendrá que colaborar con la policía para poder detenerlos a todos antes de que el villano cumpla con su objetivo.

Esta historia es la más oscura de todas las entregas, puesto que por un lado vemos como Batman echa de menos al Joker por el fuerte vínculo que lo unió al villano por tantos años y su muerte le afecta de tal forma que no para de verlo en muchas ocasiones a través de recuerdos y de ilusiones, cosa que le hace perder literalmente la cabeza en muchas partes del juego.

Incorporando novedades nunca vistas

Aunque el sistema de juego sigue siendo similar a las anteriores entregas, este cuenta con una gran novedad: la posibilidad de moverse por la ciudad de Gotham conduciendo el Batmóvil. La inclusión de este vehículo en el juego fue una de las principales razones de que el título fuera lanzado en exclusiva para la nueva generación,

Podremos movernos con total libertad utilizando el famoso vehículo por toda la ciudad, acelerando para saltar distancias imposibles y realizar persecuciones únicas. Además, el vehículo puede transformarse en todo un tanque de combate para detener el arsenal más pesado del enemigo.

Pero no es la única mejora que se incluyó, ya que el sistema de combate ahora es mucho más fluido, mejorando los combates y dando mayores posibilidades al jugador para realizar una secuencia de combo de una forma mucho más sencilla. Gráficamente el juego también es superior a sus anteriores entregas.

(Análisis) Batman: Arkham

La historia principal se mezcla al mismo tiempo con misiones secundarias, siendo de nuevo los retos de enigma uno de los principales alicientes de la entrega, habiendo muchos desafíos para los que tendremos que utilizar el Batmóvil.

Otra de sus novedades fueron la gran cantidad de contenido descargable para el juego. Por un lado una misión para poder jugar como Harley Quinn y su afán por liberar a su amiga de las manos de la Policía de Gotham, por otro lado jugar como Bárbara Gordon en el papel de Batgirl para detener a Harley y, por último, una historia paralela con un final donde Batman no ha detenido al Espantapájaros y la ciudad ha sucumbido a su toxina. El único que puede detenerlo es ni más ni menos que Red Hood.

El fin de una gran saga

Tras el lanzamiento del último título no hay ningún anuncio de que se vaya a lanzar ningún otro juego de este estilo basado en las aventuras del caballero oscuro.

(Análisis) Batman: Arkham

Quien quiera disfrutar de más acción del personaje tendrá que conformarse de momento el juego que Telltale Games está preparando sobre Batman y que lanzará, muy posiblemente, el primer capítulo a finales de este 2016.